Ictus y alimentación: ¿están relacionados?

 In Blog

En María Teresa Moratalla hemos hablado mucho sobre la relación entre salud y alimentación. Una buena alimentación nos ayuda a estar más activos, tener más energía y, además, contribuye a que tengamos menos posibilidades de sufrir ciertos problemas de salud. Pues bien, cada vez son más estudios los que afirman que mejorar nuestra alimentación puede ayudar a reducir las posibilidades de sufrir un ictus. Pero, ¿los ictus son tan habituales como puede parecer?

¿Qué dicen los datos?

Según los datos que ofrece la Sociedad Española de Neurología, cada año, más de 100.000 personas sufren un ictus sólo en España. El resto de indicadores son muy claros: casi un 50% de las personas que sufren un ictus quedan con secuelas graves de por vida o fallecen. Los estudios de la Sociedad Española de Neurología van más allá y, con la colaboración del INE, podemos comprobar que, actualmente, el ictus es la segunda causa de muerte en España y la primera causa de discapacidad en adultos de forma adquirida. Además, se indica que, siguiendo una adecuada prevención de los factores de riesgo y un estilo de vida saludable, se podrían haber evitado una gran cantidad de casos.

Hay que tener en cuenta que son muchos los factores que pueden influir en la incidencia del ictus en una población. Desde la edad, estilos de vida o sexo hasta otros como la zona en la que vive o patologías previas pero, lo que sí indican todos los expertos es que el envejecimiento de la población provocará que, en poco más de diez años, la incidencia de ictus en la sociedad española alcance un porcentaje de casi el 35% y, hace 15 años, el porcentaje era inferior al 7.

Incidencia ictus

¿Qué es un ictus?

Si acudimos a la definición del término en latín, ésta nos dice que un ictus es un golpe repentino, lo que encaja a la perfección con ese ataque rápido e inesperado con el que se presenta. El ataque se produce por una interrupción del flujo sanguíneo cerebral debido a la rotura de un vaso sanguíneo encefálico o a la obstrucción de una arteria.

Son muchos los detalles y características concretas que sirven para explicar qué es un ictus en profundidad, pero en el blog de nuestra clínica de nutrición en Albacete no necesitamos profundizar más en ese tema para llegar al punto que nos afecta directamente. Eso sí, antes queremos resaltar los síntomas del ictus para intentar prevenir o reducir su impacto en caso de que se produzca uno en nuestro entorno cercano.

¿Cuáles son los síntomas de un ictus?

Estos son algunos de los síntomas asociados al ictus:

  • Incapacidad de hablar con claridad o entender a otras personas que están hablando.
  • Cefalea grave repentina que empeora al tumbarse o al cambiar de postura.
  • Somnolencia.
  • Pérdida de conocimiento.
  • Cambios en la audición, gusto y visión.
  • Cambios en la capacidad de sentir la temperatura, presión, o dolor.
  • Pérdida de memoria.
  • Desorientación y confusión.
  • Dificultad para tragar.
  • Dificultad para escribir o leer.
  • Pérdida de equilibrio, mareos, vértigo.
  • Visión doble o borrosa.

¿Cómo podemos prevenir su aparición?

Como ocurre siempre en el campo de la salud, no existe una fórmula magistral a la que podamos acogernos para evitar sufrir un ictus. Sin embargo, podemos seguir un estilo de vida saludable para intentar prevenir su aparición.

1. Buena alimentación

Llevar una rutina de alimentación saludable es fundamental para nuestro cuerpo. Según los estudios, las dietas que incluyen amplias cantidades de fruta y verduras pueden reducir las probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular. Como hemos comentando en varias ocasiones, trabajar la alimentación consciente e incluir una amplia selección de verduras y frutas en la dieta trae congio innumerables efectos positivos para el organismo. Si no eres fan de las verduras, puedes empezar incluyéndolas como acompañamiento en tus cenas y rehogándolas con un par de especias para camuflar su sabor. Con el tiempo seguro que disfrutarás de la mayoría de ellas. Además, debes eliminar el consumo de bollería industrial, dulces y alimentos procesados.

Ictus y alimentación

2. Deporte

Como saben muchos de los pacientes que atendemos en la clínica, el deporte es un factor fundamental para mejorar nuestro estado de salud y reducir la probabilidad de sufrir un accidente cerebrovascular. Con esto no estamos diciendo que debas convertirte en deportista profesional si no coger una rutina de ejercicio moderado que te mantenga en movimiento toda la semana. Puedes optar por salir a andar una hora todos los días, correr 20-30 minutos tres veces por semana, apuntarte a natación o baile… Las opciones son variadas, sólo tienes que encontrar la opción que encaje contigo.

Recuerda que, si eres deportista, en la clínica contamos con un servicio especializado de nutrición deportiva para personas que quieren mejorar su rendimiento o su forma física adaptando su alimentación a su rutina deportiva.

3. No consumir alcohol

El aumento del riesgo de ictus debido al abuso de alcohol es prácticamente el mismo que el de otros factores de riesgo como la diabetes. Dejar el alcohol resulta muy beneficioso para el organismo ya que es uno de los principales causantes de la hipertensión. Tomar alcohol suele llevar implícito acabar generando todo tipo de problemas de salud. Por otro lado, las personas de la tercera edad deben tener en cuenta que hay que cuidar y proteger el cerebro para reducir la posibilidad de tener un ictus y precisamente el consumo de alcohol hace todo lo contrario.

4. Dejar de fumar

El tabaco está directamente relacionado con el riesgo de sufrir un ictus. La nicotina, el monóxido de carbono y los gases oxidantes que tiene el tabaco aumentan la probabilidad de sufrir un ictus. La nicotina es una sustancia adictiva que hace que el corazón lata más rápido aumentando la presión sanguínea, el monóxido de carbono reduce la cantidad de oxígeno en sangre y los gases oxidantes y el humo aumentan la probabilidad de que se formen coágulos. De hecho, una persona que fuma 20 cigarros al día tiene seis veces más probabilidades de sufrir un ictus comparado con alguien que no fume.

Recent Posts

Dejar un comentario

CONTACTA CON NOSOTROS

Puedes hacernos llegar cualquier consulta o duda

No lo lee bien? Cambie el Texto aquí captcha txt
Cena saludable | María Teresa Moratalla